Casa > aguas vivas > 1er Hispana de Desert Stream Ministries

Maria Cardenas—CALIFORNIA

1er Hispana de Desert Stream Ministries
Miembro del Equipo de Aguas Vivas

“…a confortar a los dolientes de Sión. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán llamados robles de justicia, plantío del SEÑOR, para mostrar su gloria.” Is 61:3

Desde muy pequeña sentía atracción hacia mi mismo sexo. Nunca pensé en cambiar mi inclinación sexual pues yo no creía que era errónea. A una determinada edad adopte por completo la vida dentro de la comunidad gay. Durante ese tiempo, mis padres oraron por mí y pidieron a la iglesia donde asistían de sus oraciones. Ellos creyeron que había otra manera de vivir para mí.

Después de la pérdida de mi mejor amigo Ray, una amiga me invito a un retiro Católico para que de alguna manera encontrara paz y consuelo en este tiempo tan doloroso para mí ya que Ray era como un hermano. Fue en este retiro donde en un tiempo de oración invite a Jesús a mi vida. Fue ahí donde mi vida empezó a cambiar. Al regresar a casa, deje la comunidad gay y comencé la búsqueda de Dios.

Empecé a asistir la Iglesia Presbiteriana de mis padres donde ellos habían estado orando por mí, durante tres años. Fue ahí donde hable con el Pastor y le pedí ayuda ante las preguntas y luchas que empezaban a surgir acerca de mi atracción al mismo sexo. El Pastor no encontró recursos en la iglesia, menos en la comunidad latina, pero me recomendó que asistiera a una clase de discipulado. La líder del grupo de discipulado escucho las preguntas de la Biblia que le hice y se tomo el tiempo necesario para aclarar mis inquietudes sobre mi relación con Dios y las luchas sexuales que estaba enfrentando. Ella continuamente me dirigía a Jesús como mi Redentor y la fuente de transformación.

La ayuda y consejería fue de mucha bendición para mi vida, pero no contestaban las preguntas de mi lucha con el lesbianismo. Fue entonces cuando mi consejero y yo encontramos la información de “Desert Stream Minsitries”. Recuerdo el primer día que asistí al grupo de apoyo de “Desert Stream”, en ese tiempo la mayoría de los participantes eran hombres. Solamente otra participante y yo éramos las mujeres en el grupo. Al escuchar a Andy enseñar fue como una revelación, al conocer la profundidad acerca del porque de la atracción al mismo sexo lo que me hacia asombrar de cómo lo que el decía era tan relevante a mis inquietudes, luchas y confusión. Para mi en realidad fue el “agua viva” que mi alma andaba buscando para entender y sanar las raíces de la confusión sexual.

Después de encontrar a Aguas Vivas (así se le llama al programa del grupo de apoyo), este modelo de vida se convirtió en mi enfoque y vida, por que cada vez que había una conferencia, ahí me encontraba recibiendo más sanidad en la profundización de las raíces de la atracción al mismo sexo, co-dependencia e idolatría. Las distorsiones emocionales que había en mi vida empezaron a ponerse en orden por medio de la sanidad que el Espíritu Santo daba, al escuchar palabras de aliento, esperanza y vida. En gratitud a Él, mi pasión a sido el de compartir la sanidad que El ha hecho en mi vida con los que buscan la sanidad. Compartir el impacto que Dios ha hecho al tener misericordia de mí al proveer “Aguas Vivas” a mi vida. Este impacto también me ha llevado a tomar lugar y ser portavoz en medio de la Iglesia Presbiteriana (USA) de la restauración que existe en Dios.

En el año 92 comencé siendo asistente en un grupo de Aguas Vivas y de 1993 a 1998 mi colaboración fue el de co-dirigir el grupo en el Oeste de Los Ángeles, California. En el año 2000 el ministerio de Desert Stream empezó la misión de llevar la buena nueva de “Aguas Vivas” a Sur América. En el primer viaje el equipo estaba integrado por Andy Comiskey, Mark Pertuit, Helen Bach y yo en la cual llevamos acabo conferencias en Venezuela, Ecuador, Chile y Argentina. En Argentina terminamos con una conferencia con el apoyo y colaboración de Mauricio Montión. En este primer viaje de conferencia recuerdo que al terminar la ultima noche en Córdoba, Argentina sentí que El Señor hablo a mi ser y me dijo las siguientes palabras “Tu estas aquí por los que van a venir”. Fue entonces que me di cuenta que a pesar de todo lo que había pasado de luchas y tentaciones se resumían a esas palabras.

Por diez años Desert Stream a llevado a cabo conferencias y entrenamientos en Sur América. El enfoque ha sido el de capacitar y adiestrar a lideres los cuales llevan ahora esta misión de ayudar al que necesita y quiere salir de sus luchas sexuales y emocionales. Hoy en día hay un “ejercito” de hombres y mujeres que han tomado el desafío de equiparse con las herramientas de “Aguas Vivas” para tomar el lugar que les corresponde en medio de sus países, iglesias y ministerios. Con el propósito de llevar la esperanza que ellos/as recibieron al recibir la sanidad y restauración en sus vidas. Ahora ellos y ellas están “por los que van a venir”.

Mi misión en el mundo latino es la de concientizar a los pastores que en medio de sus congregaciones hay personas que están luchando con conflictos sexuales. Segundo es el de capacitar líderes en medio de las iglesias latinas para que lleven acabo el ministerio de restauración. La iglesia latina es retada a ceder ante los constantes presiones y la influencia de la cultura que enfrentan sus congregaciones. El reto es para el liderazgo para que ayude a las personas que buscan la “Iglesia” para sobresalir a sus conflictos sexuales. El reto es dar a conocer a los líderes que la personas necesitan autenticidad en vez de religiosidad.

Para mí es un gozo saber que El Señor está abriendo puertas en México, Centro América y el Caribe para llevar acabo los entrenamientos de Aguas Vivas. Dios en estos días está usando muchas expresiones en su pueblo latino para llevar a cabo la restauración sexual y relacional. Aguas Vivas es una de las expresiones que se une a los diferentes ríos de restauración y sanidad con el enfoque de dar esperanza y restauración. Porque sabemos como lo dice las escrituras en el libro de Joel 3:14 “¡Multitud tras multitud (están) en el valle de la Decisión!”, personas que necesitan ser invitados al camino de vida. Tú y yo hemos estado en el “valle de la Decisión” y fueron aquellos que estuvieron abriendo brecha para que fuéramos llevados a la restauración. Mi reto para los siguientes diez años es de proclamar y testificar que Dios restaura. Hacer lugar para los que han de venir. Mi oración es que El Señor nos de la fortaleza y destreza de llevar acabo lo encomendado solamente para su honra y gloria, y que el “agua viva” fluya por todo Latinoamérica.