Casa > Blog De Andrew > Bajo el Arcoíris

Bajo el Arcoíris

 

Junio inicia el “Mes del Orgullo Gay” en el cual la gente LGBT (y así sucesivamente) celebra más opciones de género que los colores que hay en el arco iris.  ¿Libertad?  Piénsalo de nuevo.  Su promesa de libertad se convierte en libertades esclavizantes (2ª Pedro 2: 9).

¿Cómo es eso?  Nuestro enemigo común escoge cuidadosamente a los más vulnerables y ofrece soluciones bien pensadas que no encajan ni con la herida ni con su cura.  En pocas palabras, los niños sensibles y golpeados son malinterpretados como intrínsecamente “gays” o “transgénero” o lo que sea y se les anima a “vivir su sueño” bajo el arco iris.  Ese sueño generalmente implica bendecir al niño mientras él o ella aspira a una identidad / fantasía adulta, a menudo con connotaciones sexuales (el niño quiere ser como Beyoncé; la niña como un tipo bravucón).  Pero la “expansividad” de género (cómo ahora se nos anima a definir a los hijos que están en desacuerdo con su género) en realidad se convierte en una reducción del Yo.

La amenaza al bienestar de un niño radica en confundir sus necesidades emocionales normales con las sexuales.  Los psicólogos del desarrollo siempre han sabido que los niños, desde la infancia hasta la adolescencia, necesitan ser emocionalmente reforzados en la bondad de su propio género.  No se trata de obligar a los niños a estereotipos de género rígidos.  Sin embargo, moldear la libertad de un niño en maneras no tradicionales tiene que basarse en la autoaceptación.  Eso implica la atención de los padres, establecer límites y convertirse en puentes confiables entre el Yo emergente del niño y su género.

¡Estas son necesidades emocionales normales!  Pero en nuestro mundo virtual, sexualmente exagerado y dominado por el abuso, el puente de un niño hacia la seguridad de género puede romperse.  En el vacío, las necesidades emocionales pueden adquirir un carácter erótico, y se comienza a construir un “Yo” que promete libertad, pero que bien puede quebrantar el alma ya vulnerable.

Esa es la premisa y el resultado no deseado de “Moonlight” (Luz de Luna), la ganadora del Oscar por Mejor Película del año 2016.  Un muchacho sensible (de quien no tenemos razones para asumir que es “gay”; él está simplemente, estremecedoramente, en un estado de retiro emocional) está creciendo en un suburbio con una madre drogadicta; él es intimidado y malherido por un traficante de drogas, y posteriormente se hace amigo de él y de su novia.  La esencia emocional de la niñez de este chico involucra una escena en el océano donde este narcotraficante inusualmente amable le enseña a nadar (una visión vivificante de la “paternidad”); la película trata este vínculo como una especie de bautismo.

Tristemente, un “bautismo” similar ocurre cuando el único amigo de este niño ahora adolescente, le acaricia hasta alcanzar el clímax en la playa, repleto de imágenes extasiantes y románticas.  Aunque el dolor del muchacho por el apoyo masculino es desgarrador, su necesidad de conexión es malinterpretada como sexual y enmarcada como casi divina en su consumación.

Posteriormente, el adolescente ahora hombre, un lisiado emocional que apenas puede hablar, vuelve a juntarse con su “novio” de la playa para un encuentro sexual.  La última escena de la película recrea al hombre como un niño, bautizado de nuevo en las olas purificadoras del océano.  ¡La conexión sexual triunfa sobre todo!  ¡Todo el tiempo él fue “gay” y ahora era libre!  Bono extra: ¡El orgullo negro también es orgullo “gay”!

Nosotros nos metemos con los niños cuando malinterpretamos sus necesidades emocionales normales como necesidades de carácter sexual.  Hollywood es especialista en esto.  Y el Mes del Orgullo Gay también.  Tenlo claro.  Nosotros los que somos vulnerables a este engaño debemos permanecer fieles al Señor y a los demás.  Seamos ejemplo de la verdadera libertad para una nueva generación, especialmente aquéllos que, al igual que el protagonista de “Moonlight”, tienen necesidades.  Nosotros podemos hacerlo mejor.

 

 

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*