Casa > aguas vivas > Batallando por la Belleza de la Imagen de Dios

Batallando por la belleza de la imagen de dios

por Andrew Comiskey

 

¿Por qué tanta guerra en Aguas Vivas?

Esta es una pregunta que me he hecho una y otra vez. Lo he visto en la destrucción de grupos buenos, en la resistencia que enfrentamos en iniciar y mantener un programa, y los combates irracionales de los conflictos relacionales, la tentación sexual, y desesperación que acompañan nuestros esfuerzos.

Durante mi última capacitación en Argentina, me sentí abrumado por una pesadez inusual. Le pedí al Señor por esto mientras corría por las colinas alrededor del lugar. Frente a mí, dos pequeñas zorras (del tipo que “arruinan la viña”, Ct 2:15) se atravesaron juguetonamente en el camino, como si estuvieran burlándose de mi seria petición.

¿Cuál fue la respuesta de Dios?

“¿Sabes lo que estás haciendo? Estás buscando quitar los muros divisorios que quebrantan vidas, matrimonios e iglesias: Estás buscando restaurar Mi Imagen en la humanidad. Este es un ministerio que revela hermosamente Mi amor por la creación el cual el destructor de esa creación odia con venganza.”

Estamos buscando restaurar la Imagen de Dios. Permanecemos en la autoridad de Jesús y la autoridad que Él le dio a la iglesia para recuperar la verdadera claridad y belleza de lo que Él destinó para nosotros como hombres y mujeres. A Satanás le enfurece esa imagen, buscando distorsionarla y pervertirla en cualquier forma posible.

El poder de Jesús para recuperar esa imagen es aún mayor. Él dijo que el infierno no prevalecería contra Sus propósitos para la iglesia. Sin embargo, el infierno lo intentará. Y el enemigo de nuestras almas se concentra especialmente en aquéllos que buscan honrar la Imagen de Dios en la humanidad a través de los esfuerzos humildes de purificarla y sanarla.

Como líderes de Aguas Vivas, nosotros asumimos la tarea con esperanza y sin embargo somos realistas. Observamos el estado de la humanidad y podemos decir como Nehemías:

“Ustedes son testigos de nuestra desgracia. Estamos en ruinas, y nuestras puertas han sido consumidas por el fuego.”
—Nehemías 2:17

Nehemías puede ayudarnos aquí. Como probablemente lo sabes, él pretendía hacer lo imposible: reconstruir los muros de protección que rodeaban a Jerusalén mientras la ciudad todavía estaba bajo dominio enemigo. “¡Vamos, anímense! ¡Reconstruyamos la muralla”, nos insta él, “para que ya nadie se burle de nosotros!”

Vamos. Restauremos la Imagen…

Hubo oposición contra dicha reconstrucción en cuanto a los esfuerzos de Nehemías y también la hay en torno a los nuestros.

Las autoridades se burlaron y ridiculizaron a aquéllos que se congregaron para reparar la muralla. (Nehemías 2:19; 4:1, 2: “¿Qué están haciendo esos pobres judíos?”)

Golpes a nuestra autoridad personal

El enemigo nos tentará a creer que nuestros esfuerzos de restauración son imposibles. Él jugará con miedos y dudas de nuestra autoridad para sanar a cualquier persona. Si ya tendemos a sentirnos inferiores como líderes laicos y nos sentimos intimidados por el espíritu de la época, nos sentiremos indefensos desde el inicio.

Al desafiar a Nehemías, la oposición invocó la autoridad del espíritu de la época. “Pero, ¿qué están haciendo? ¿Acaso pretenden rebelarse contra el rey?” (vers. 19). En otras palabras, ¿cómo se atreven a rebelarse contra nuestra cultura?

Nehemías respondió con claridad y convicción, basado en su lealtad al Rey de los Cielos.

“Dios nos dará el éxito. Nosotros comenzaremos la reconstrucción. En cuanto a ustedes, no tienen derechos, ni herencia, ni méritos de qué valerse en Jerusalén.” (vers. 20)

Para nosotros, eso significa que solo Dios determina qué es la Imagen de Dios en la humanidad, y cómo ésta es redimida. Eso es asunto de la iglesia; la hostilidad a dicha redención debe estar tranquilamente opuesta partiendo del hecho de que no es asunto ni derecho de la cultura secular determinar esa imagen.

El guerrero debe ser sabio pero fundamentalmente como un niño que confía en el Rey. ¡Esta es la Imagen de Dios y la obra de restauración de Dios!

Un cargo relacionado concierne las percepciones del poder espiritual. Aquí el enemigo te tentará a dudar sobre cualquier capacidad que tú tienes para ser guiado por el Espíritu. Te puede incitar a compararte con otra persona, con alguien que ves particularmente dinámico “en el Espíritu”.

Luego juzgarás tus propios esfuerzos de enseñar/orar como flojos y carnales, simples como un panqueque. ¡Todo eso es falso! Dios quiere sanar a otros a través de ti. Él tomará tus pequeños esfuerzos y los multiplicará como una respuesta a las oraciones de los quebrantados. ¡Él se deleita en entregarte el Reino para que puedas liberar a los cautivos!

Efectivamente crecemos a medida de que apuramos el paso más y más. Pero si el enemigo puede tentarte a dejar de enseñar u orar, se perderá la libertad espiritual para ti y a través de ti.

El último desafío a nuestra autoridad concierne a nuestra aptitud moral para la tarea. Eso aplica particularmente a las áreas de debilidad vinculadas a la adicción y las relaciones, especialmente el matrimonio.

El enemigo merodea en torno a nosotros en cuanto a este punto; nosotros lo reprendemos con nuestras confesiones. Nuevamente, aquí es donde empleamos el grupo para nuestros propios propósitos; buscamos y encontramos protección en la comunidad a través de nuestra necesidad expresada. Débil, sí; malo ¡nunca!

MÁs progreso, MÁs problemas

Cuando nos reunimos y comenzamos a ser testigos del favor de Dios en nuestros esfuerzos, aumentará la oposición. Esa es una buena señal, como lo fue para Nehemías. Significó que él se estaba convirtiendo en una amenaza para las autoridades. Pero también significó que se avecinarían problemas inusuales.

“Cuando ellos [la oposición] vieron que la reparación de la muralla adelantaba y que los hoyos empezaban a taparse, se enojaron mucho, y todos se pusieron de acuerdo para atacar a Jerusalén.” (4:7, 8)

problemas en la iglesia

Esos problemas pueden provenir de la cultura religiosa que nos rodea. La resistencia secular a Aguas Vivas se puede comparar con la de aquellas personas de la iglesia que no pueden entender el reunirse por los motivos que nosotros lo hacemos. Eso es de esperarse. Pero si la resistencia proviene de las autoridades de la iglesia, el grupo tendrá un problema. El trabajo es demasiado difícil de realizar si hay problemas continuos en las instancias superiores.

En este punto, nosotros como líderes de grupo primero debemos encontrar nuestra propia sanidad. Si todavía estamos estancados en las heridas eclesiales, es posible que transmitamos las viejas heridas en la herida actual. Pero cuando nuestros corazones están sensibles hacia el cuerpo, avanzamos tiernamente como si nos ocupáramos de un ser querido que simplemente todavía no entiende.

Eso nos libera del conocido espíritu del rechazo, y nos libera para una objetividad inspirada en la cual podemos escuchar las críticas, ser refinados, y responder con amor a cualquiera que sea el problema. En otras palabras, hacemos todo el esfuerzo por mantener la unidad del Espíritu en la unión de paz.

Esta puede ser una buena oportunidad para redescubrir la esencia de Aguas Vivas. Busca desarrollar un compromiso, si es posible. Consúltalo con tu líder supervisor de Aguas Vivas si no estás seguro en cuanto a los límites de dicho compromiso. Luego asegúrate de contar con la escucha y el apoyo de al menos un representante de las autoridades superiores. Búscalo(a) para que te brinde protección y seguimiento en medio de mayores problemas.

La comunicación clara y proactiva es esencial en la superación de los problemas entre la iglesia y el grupo. La protección de la iglesia sí importa. No podemos ganar la batalla cuando estamos en guerra con la iglesia.

Trabajamos en nombre de la Novia. Y de esta manera debemos hacer uso de sus recursos, la autoridad que Jesús le dio a Su iglesia como la Roca, contra la cual el infierno no prevalecerá (Mateo 16:18)

problemas en el equipo

Los problemas a los que hizo referencia Nehemías también pueden afectarnos desde lo interno del grupo mismo, particularmente en el equipo de líderes. El enemigo buscará dividir y conquistar al equipo a través de los conflictos no resueltos. En vez de alimentar un deseo profundo de confesar el pecado y prepararse para ayudar a las personas quebrantadas, los problemas del equipo inspiran desconfianza entre los miembros del equipo. El recelo nos roba el gozo. Puede tentarnos a rehusarnos a inspirarnos en el Aguas Vivas que necesitamos para servir bien.

Aquí el coordinador debe insistir en la comunicación clara. Él/ella debe llamar al equipo a realizar una apreciación humilde y verdadera de unos hacia otros. La Cruz de Jesús lo manda. Tomamos la cruz y humildemente hablamos la verdad con amor unos con otros. Entonces soltamos rápidamente las ofensas a la luz del llamado superior a amar.

los problemas de los escombros

Los problemas todavía nos pasan factura. Cuando soportamos el conflicto y nos reunimos para hacer el trabajo bueno y difícil de Aguas Vivas, es posible que experimentemos cansancio y desánimo. Igual les pasó a los trabajadores de Nehemías.

“Los cargadores desfallecen, pues son muchos los escombros…” (4:10)

Algunas veces hay demasiados problemas y demasiados escombros. El quebrantamiento que enfrentamos en nuestros grupos a veces puede ser abrumador. En esos momentos, luchamos por mantenernos optimistas y fieles a la tarea que tenemos entre manos. (¡Ahí es donde los coordinadores necesitan un fuerte apoyo!)

mucho Ánimo

Un buen coordinador se dará cuenta de que el equipo experimentará cansancio y desánimo a la luz de los problemas y los escombros ante ellos. Eso es especialmente cierto para los nuevos miembros que todavía no están familiarizados con la guerra espiritual asociada con Aguas Vivas.

Yo uso mi propia debilidad y lecciones difíciles como un indicador de mi relación con las personas más jóvenes: si todavía soy sujeto del desánimo y de las viejas tendencias en medio de los incontables encuentros, ¡¿cuánto más para aquéllos que recién están comenzando?!

Entonces debemos dar mucho ánimo; nosotros animamos a nuestros líderes de acuerdo a sus necesidades (Efesios 4:29). Una buena regla práctica: 5 estímulos por cada corrección. Desafiamos, sí, pero lo hacemos teniendo como punto de partida un estímulo continuo y abundante. Siempre ten en mente que la palabra griega “parakelao” (animar acompañando) es la principal palabra de consejo en el Nuevo Testamento.

claves para mantenerse fiel a jesÚs en la misiÓn de aguas vivas:

Recuerden el llamado superior: restaurar la belleza de la Imagen de Dios, y también recuerden el odio del enemigo hacia esa Imagen. ¡A él le enfurece!

Esperen oposición.
Las inseguridades personales pueden verse desafiadas, pueden aumentar las acusaciones. Eso puede provenir de las culturas seculares y religiosas que se sienten amenazadas por nuestros encuentros. Háganse la pregunta: “¿Bajo la autoridad de quién estoy permaneciendo?” Luego sigan adelante con humildad, con confianza y tranquilidad para resolver lo que se pueda. ¡Recuerden que el Dios de los Cielos es nuestro escudo y nuestra espada! ¡Él se deleita cuando Su Imagen es levantada a través de tu disposición para congregarte!

Aseguren la protección a través de la oración.
Eso cumple el mandato de Nehemías a sus trabajadores quienes sostuvieron los materiales de construcción en una mano y una espada en la otra (Nehemías 4:17, 18). Debemos mantenernos en oración en nuestra actividad. La intercesión activa la verdad de que ésta es la obra de Dios y que Él nos librará del mal que se opone contra nosotros.

Esa protección de la oración incluye a aquéllos que interceden por el grupo en sí, combinada con las oraciones de la iglesia local por el grupo que ésta apadrina. ¡Maximicen todos los recursos de oración que tengan! Háganle el llamado a cualquier grupo de oración para que oren por sus esfuerzos, incluyendo Desert Stream.

Oren y jueguen juntos como un equipo.
Tomen un tiempo para una sesión ocasional de confesión y oración de sanidad entre ustedes mismos. Y jueguen juntos de vez en cuando. Rompan con la pesadez de las tareas saliendo a divertirse o saliendo a comer de vez en cuando, lo cual muestra otros dones e intereses del equipo.

Eso sirve para cerrar las brechas en el equipo las cuales podría usar el enemigo para provocar problemas en un futuro. A medida que se siga restaurando la Imagen de Dios en nosotros como trabajadores, de la misma manera se profundizará y aumentará el trabajo. Nosotros rompemos con los esquemas del enemigo cuando compartimos juntos el mismo caudal que transmitimos a otros.

Resuelvan los conflictos del equipo cuando estos surjan.
No los eviten, pero tampoco hagan una tormenta en un vaso de agua. El enemigo parece explotar la negación de la misma manera que lo hace con el drama. Aunque saquen cosas a la luz, no pierdan de vista la Luz Mayor quien les ha llamado a la grandiosa tarea de restaurar la Imagen de Dios en la humanidad.

Amen a la Iglesia.
Crean en lo mejor de ella. Amen a la Novia bendiciéndola y bendiciendo a sus líderes. Resuelvan rápidamente los malos entendidos, y si todavía se sienten mal comprendidos, miren esto como una oportunidad de amarla no volviéndose malas personas o amargándose. Algunas veces Dios usa el quebrantamiento de Su Cuerpo para volvernos más como Jesús.

Hazte la pregunta: ¿cómo puedo hacer mi parte para prepararla para Cristo si la odio? No tienes que estar de acuerdo con ella en todo. Sólo ámala a medida que resuelvan los problemas inevitables que surjan allí.

Y si en última instancia necesitas cambiar de iglesia, deja que esto sea un don. Dios te da libertad para elegir la iglesia adecuada para ti. Puedes amar a la iglesia mientras no sientas que estás sujeto a lo que es una violación de conciencia para ti.

Anímense.
Cuando nos reunimos, Dios está haciendo más de lo que crees. Él está liberando la misericordia que libera a los corazones desanimados y quebrantados. Él está restaurando Su Imagen en la humanidad. Y Él está preparando un pueblo para Sí mismo. ¿Acaso no es de sorprenderse que Aguas Vivas provoque la ira del enemigo de Dios?

“Esta ayuda que es un servicio sagrado no sólo suple las necesidades
de los santos sino que también redunda en abundantes acciones de gracias a Dios.”
—2ª Corintios 9:12

Download PDF