Casa > Blog De Andrew > Cambiando los Corazones y las Mentes

uturn

 

 

 

 

 

 

 

Muchos cristianos buscan estar “en el lado correcto de la historia” abrazando el “matrimonio gay”. Jesús no se deja engañar. Él expone las fallas debajo de esta forma de pensar y revela Su corazón al nuestro.

El mes pasado en nuestra Capacitación Aguas Vivas una mujer admitió que ella apostaba todo por el “matrimonio igualitario” y que su posición la enfrentó con su marido que pensaba lo contrario. Ella creía que ser “gay” es algo natural, es decir, algo innato, intrínseco, inamovible. Si Dios hizo a las personas “gay”, ¿por qué Él no les concede el derecho al matrimonio?

Del mismo modo, ella abordó la capacitación desde una postura más bien inflexible. Aunque quería aprender más acerca de ayudar a las personas, ella misma no estaba tan abierta a ser ayudada. Dios tenía otros planes. Él suministró la misericordia que ella necesitaba para abrirse a Él y a los demás en las áreas heridas y ocultas de su vida.

De manera similar, ella fue testigo del sufrimiento de hombres y mujeres con atracción hacia personas del mismo sexo y por primera vez pudo ver las causas fundamentales de sus luchas. Al igual que ella, estas personas habían estado sujetas a lagunas y heridas que frustraron lo mejor de Dios para con ellos. Y ella comenzó a experimentar cómo Él podía sanarlos a través de Su Iglesia, incluso cómo ella podía contribuir a su transformación.

“Ahora no sólo veo al ‘matrimonio gay’ como una mala idea, estoy convencida de las cosas que impulsan la atracción hacia el mismo sexo, y de la sanación que está disponible para ésta…”

El próximo mes, la Corte Suprema decidirá sobre la ‘igualdad” de matrimonio. Estados Unidos bien puede seguir el camino de nuestra amiga antes de que ella aprendiera la verdad.

Nosotros los que portamos esa verdad tenemos mucho trabajo por delante. Al dar a conocer la profundidad de nuestro quebrantamiento, y la belleza de la sanación de Dios, incluso para las personas con AMS, proclamamos el Evangelio, la buena nueva de Su Reino venido a la tierra. Al hacerlo, podemos cambiar los corazones y las mentes.

En vez de la resignación pasiva a la opinión de la mayoría, dejemos que nos provoque el lado de la historia inspirado por Dios. El suyo es el único lado por el que vale la pena luchar.

Download PDF