Casa > aguas vivas > Comprendiendo la Homosexualidad

Por Andrew Comiskey

El comportamiento homosexual es un intento de llenar las necesidades normales por el amor, la aceptación y la identidad por medio de intimidad sexual con alguien del mismo sexo. Aunque los factores que contribuyen al desarrollo de la orientación sexual son complejos y sutiles, nuestra experiencia sugiere que una de las raíces más profundas de la homosexualidad es una rotura en los vínculos relacionales tempranos. Esta rotura puede detener el desarrollo de la habilidad del individuo para conectarse saludablemente con otras personas a través de la vida.

La seguridad del niño depende en el vínculo triple de madre a hijo, padre a hijo, y el vínculo entre ambos padres. Cualquier rotura en estos vínculos puede producir inseguridad en el niño y así una falta de ese sentir de pertenecer y de afirmación que es tan vital en el desarrollo de la identidad de género.

Si el niño tiene un padre o una madre ausente o emocionalmente distante, él o ella sentirá cierta cantidad de vulnerabilidad – un anhelo vago por la cercanía y la protección que el padre (o la madre) no ha podido llenar. Además a esto, si el jovencito ha sido molestado sexualmente, el impacto sobre su habilidad de vincularse con otros estará mucho más quebrantado. El niño puede desprenderse del padre o de otros adultos significativos para evitar más heridas y desilusiones. Esta tendencia de alejarse produce temor a la intimidad, aislamiento de otros, y envidia por lo que falta; también añade al peso de indignidad y rechazo que el jovencito ya está cargando.

Esto lo (la) deja con necesidades tremendas por afirmación y afecto. En la mayor parte de instancias, la atracción por el mismo género comienza a la edad de más o menos diez años; es emocional, no sensual, e involuntario. Con la madurez sexual, estas necesidades se sensualizan; la intimidad sexual se convierte en el medio principal para sentirse amado y afirmado.

Por eso, la actividad sexual ofrece algún sentido de ser realmente aceptado. Lo que parece ser amor se recibe, la persona que extiende tal amor es idolatrada, y al cubrirse el dolor con el placer, un sentido momentáneo de auto-estima emerge – un alivio temporal de la confusión de identidad.

Encontrando la Integridad

Así, la condición homosexual es un resultado de muchas heridas, reales o percibidas, que el niño ha sufrido inmediatamente después de relaciones quebrantadas. El comportamiento homosexual es la actividad que emerge cundo ese “niño dolido” busca llenar estas necesidades por amor no satisfechas. Él o ella no sabrá que la unión sexual no puede impartir el sentido de integridad y conexión que quizás es el anhelo más esencial del alma humana.

El resultado de estos esfuerzos para llenar las necesidades de uno homosexualmente es la soledad; el individuo queda más fragmentado e inquieto que nunca. Además de esta confusión emocional, la persona a menudo culpa a Dios por las heridas y por crearlo (a) homosexual. Esto impide su habilidad de confiar en el Creador y de gustar de la profunda intimidad con
Él que proveería consuelo y fuerza al encarar anhelos internos aun no satisfechos.

¿Nacen así?

La enseñanza de la escritura es que Dios intentó que hombres y mujeres experimentaran integridad relacional – el alivio de la soledad – por la unión con una pareja que fuera diferente sexualmente a ellos, y que pudieran así ser una ayuda idónea verdadera y un (a) compañero(a) en la vida.

“Y Dios creó al ser humano a su imagen… hombre y mujer los creó… Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada. »” (Génesis 1:27, 2:18)

La homosexualidad es un quebranto relacional que la escritura revela como contrario al intento creativo de Dios para la sexualidad de la humanidad. A la luz de esto, uno puede estar seguro ya que la homosexualidad sea el resultado de causas del desarrollo o por características innatas, no es el resultado de la creación de Dios.

¿Pero es innato? Mucha investigación se ha hecho para explorar las contribuciones potenciales genéticas u hormonales para los orígenes de la homosexualidad. Ninguna evidencia conclusiva se ha encontrado todavía. La exploración continúa, con la mayoría de los expertos citando una variedad de influencias que incluyen cultura, familia-de-origen, factores biológicos, y las reacciones propias de uno hacia estas influencias. En Desert Stream, creemos que factores biológicos influyen la formación de la personalidad. Nuestras personalidades a su vez determinarán parcialmente cómo y por qué actuamos y reaccionamos a las influencias que nos rodean. Algunos tipos de personalidad, al juntarse con otros factores, serán más propensos que otros a desarrollar tendencias homosexuales.

¿Hay esperanza para sanidad?

La homosexualidad claramente es una condición doble. Un mundo caído impone heridas, temores, confusión de identidad, y alienación; las personas reaccionan con decisiones pecaminosas al intentar de restaurar lo que se ha quebrado y ganan consolación en medio del dolor y la necesidad. Sin embargo, la meta queda sin cumplirse; la promesa de satisfacción real
y duradera comprueba ser muy elusivo.

Jesucristo es la alternativa. Él se dirige al problema – la humanidad limitada en sí – y provee la manera por la cual podemos encontrar satisfacción en Dios y Su pueblo. Al librarnos de los dictados del pasado, Jesús nos libera para vivir como nuevas criaturas. El Espíritu Santo sigue ese proceso de cambio en nuestras vidas.

Basta Su gracia, pues Su poder se perfecciona en la debilidad. Provee el punto del amarradero para una nueva identidad – el centro de donde un sentir verdadero de bienestar se puede gozar. Al acercarnos a Él, somos capacitados para reflejar Su imagen en nuestra humanidad más y más plenamente.

La meta de nuestro crecimiento es la libertad para amar correctamente: el relacionarnos íntimamente pero no eróticamente con los del mismo género, y el poder dirigirnos al sexo opuesto como la contraparte necesaria sin temor ni desinterés. Como nosotros en Desert Stream creemos que tal amor es la intención de Cristo para nosotros, afirmamos Su capacidad de llevarlo a cabo en nuestras vidas, y en las vidas de aquellos que buscan ser libres de la homosexualidad.

© 2000 Desert Stream Ministries derechos reservados.