Casa > Blog De Andrew > Convirtiendo a la Iglesia

Convirtiendo a la Iglesia

covergirl¿Qué nos despertó? ¿Fue la revista Covergirl presentando a su primer “coverboy”, un chico cuyo maquillaje extremo difumina las distinciones de género? ¿Fue la serie “Modern Family” presentando a su pareja casada “gay” que defiende a un niño transgénero de 8 años de edad (hablando de los ciegos guiando a los ciegos por un precipicio)? ¿Fue las dos monjas que rompieron sus votos con Jesús a fin de “casarse” bajo la nueva ley de matrimonio civil “gay” de Italia, invocando la “misericordia” papal (“¿quién soy yo para juzgar?”) y la intención de hacer todo lo posible para convertir a la Iglesia a su nueva versión de “amor”?

Quizás fue la “salida del closet” de nuestros propios familiares y la “misericordia” turbia que un pastor mundano ofreció en respuesta.  O tal vez fue nuestro propio divagar hacia las libertades esclavizantes, un mundo que celebró nuestra rebelión mientras consumía nuestra dignidad humana, un orgasmo a la vez.

Una cultura sin vergüenza nos despertó a nuestra vergüenza, y la luz gloriosa de la Vida que brilla sobre Cristo Crucificado.  De alguna manera recordamos que Él sufrió por algo más que la celebración del quebrantamiento de Su propia imagen en una serie de identidades de género.  Sabíamos más profundamente que nuestras dudas de que Su resurrección anula el infierno que hemos hecho de nuestra humanidad y restaura a los humanos dispuestos quebrantados a su estatura e integridad originales.

Ayer en un encuentro de “Abiertos a la Vida” que nosotros patrocinamos para pastores, sacerdotes y terapeutas, nosotros vislumbramos la realidad de una Iglesia que se está convirtiendo.  Nosotros llegamos con humilde autoridad, declarando el poder de Jesús a través de Su cuerpo para restaurar una serie de trastornos relacionados al género y para liberarnos de todos los pecados que concebimos en un fuerte quebrantamiento.

Nosotros entramos a través de la Cruz.  A la luz del Amor, analizamos las fallas sobre las cuales está fundamentada la locura de la distorsión del género.  Y celebramos las vidas rescatadas de la distorsión y la desesperación a través de miembros unidos con su Cabeza, es decir, los pastores, consejeros y laicos devotos.  Nos regocijamos en la dignidad por la que Él lucha en la batalla por nuestras identidades.  Y permanecimos unidos,  independientemente del sabor de nuestra fe.  Unimos filas, más comprometidos que nunca a ser la Iglesia que está lista a ayudar en el rescate de muchos, ex-esclavos como nosotros mismos quienes también serán purificados y estarán listos para Él.

 

 

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*