Casa > Blog De Andrew > Dando Gracias Por Ti

Dando Gracias Por Ti –

En medio del ruido (virtual y de otro tipo), gracias por aquietar tu corazón el tiempo suficiente para leer esto.

En medio de miles de solicitudes por tu servicio, gracias por ayunar y orar con nosotros estos últimos 40 días, negándote a ti mismo por la salvación de los demás (Judas 1: 20-23).

En medio de miles de solicitudes por tus fondos duramente ganados, gracias por colaborar a Desert Stream y por ayudar a que éste sea uno de nuestros mejores años financieros en una década.

En medio de la tentación de aislar a los pecadores que se resisten a la misericordia de Dios, gracias por amar de forma generosa a los desafortunados (Mt 18: 10-14; Lc 6: 35, 36; 2ª Tim 2: 23-26).

En medio de la tentación de bendecir las elecciones inmorales de un ser querido, gracias por aceptar estar en desacuerdo mientras ustedes insisten en que él/ella logre lo mejor para sí (2ª Cor 5: 16-21).

En medio de las muchas personas que empañan la gloria de la Iglesia, gracias por amarla a “ella” tomando tu lugar como un miembro invaluable del cuerpo de Cristo (1ª Cor 12).

Al igual que el leproso que volvió a Jesús para agradecerle por Su amor sanador, gracias por cultivar la gratitud y así evitar la dureza de corazón (Lc 17: 11-19).

En medio de la tentación de separarte de Dios debido a heridas o tendencias no sanadas, gracias por ser paciente y confiar en Su misericordia (2ª Cor 12: 7-10).

En medio de la soledad de la vida como soltero, gracias por demostrar que Su amor es suficiente y que “el cuerpo no es para la inmoralidad sexual, sino para el Señor” (1ª Cor 6: 13).

En medio de las necesidades no satisfechas en tu vida de casado, gracias por mantenerte fiel a tus votos y así dar testimonio del amor salvador de Jesús (Mt 19: 1-9, Ef 5).

En medio de la tentación de enterrar tu historia vergonzosa, gracias por declarar la verdad de Su amor salvador en los detalles de tu buena vida dura (1ª P 2: 9, 10).

Ustedes son la alegría del Ministerio Desert Stream / Aguas Vivas, “son los gloriosos en quienes está toda nuestra delicia” (Sal 16: 3).  Nosotros damos gracias por ustedes.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*