Casa > Blog De Andrew > El Esplendor del Reino 1

El Esplendor del Reino 1 –

“Se ha cumplido el tiempo.  El Reino de Dios está cerca.  ¡Arrepiéntanse y crean en el Evangelio! (Mc 1:14, 15).

Nunca debemos reducir a Jesús a un ordenado conjunto de enseñanzas o ética.  Él rompe nuestras tendencias controladoras con un solo toque de Su mano sanadora y liberadora.  Jesús extiende un nuevo universo —el poder y el reinado del Cielo en la tierra.  Él se sumerge en nuestras profundidades, expulsa la oscuridad y nos levanta como hijos de Luz, hijas e hijos amados del Padre.  ¿Ordenado?  El Reino de Dios es, en el mejor de los casos, desorientador.

Este Reino viene a través de la declaración gozosa del Evangelio, con señales y maravillas que le siguen —la Palabra confirmada por el poder espiritual.  Como San Marcos registró: “La gente se asombró de Jesús: ‘¡Una nueva enseñanza, y con autoridad y poder!’” (Mc 1:27).  ¿Cómo no puede Él sacudir nuestros pequeños universos?  ¡Dios ha venido! ¡Dios viene a ti!  El Cielo no pudo detenerlo de descender a nuestras vidas desordenadas y romper el techo bajo que nos define como todo menos como amados.  Su gran ‘sí’ a nosotros libera nuestra libertad de darle nuestro asentimiento pero moviéndonos.  Él toma Su ventaja.  Él se convierte en nuestra fortaleza de luz en un mundo lúgubre —el cimiento luminoso de nuestros propios seres.

Andrew & Peter Herbeck

Yo fui testigo de cuán “centrado en el Reino” es nuestro mundo de Aguas Vivas mientras trabajaba con los amigos Peter Herbeck y Ralph Martin, ambos pioneros de avances reflexivos llenos del Espíritu en toda la Iglesia.  Estos hombres dirigen un programa de televisión en el Canal EWTN llamado “Las Elecciones que Enfrentamos” —ellos filmaron un segmento conmigo (bajo buenas luces, me veo vital— véanlo ustedes mismos cuando el programa se estrene en algún momento a mediados de 2018), y comentaron después: “Tú tienes esperanza en las personas que enfrentan grandes desafíos sexuales porque tú anclas esa esperanza en el poder del Evangelio”.

Es cierto eso.  Yo me siento continuamente desconcertado por personas que escuchan nuestras esperanzadoras historias de verdadera lucha y liberación y responden con: “Yo no creo en la Terapia Reparativa” o “Jesús no siempre sana a la gente”.  ¿Eh?

Jesús vino a reclamar nuestras vidas de las garras del mundo y del demonio, y a persuadirnos con amor para que soltemos los apegos carnales que nos esclavizan.  Eso es cierto para todas las personas que lo buscan a Él.  Su descenso y ascenso es nuestro boleto al paraíso —la eternidad comienza hoy con Jesús.  Sí, las luchas permanecen: éstas nos mantienen humildes y confiando en los miembros de Jesús (¡qué insufrible es aquél que declara la perfección moral!).

Pero reducir la obediencia radical de Jesús en el Calvario a un beneficio para “unos pocos afortunados” y considerarse uno como “no tocado” y “hecho para” las libertades LGBT —ésa es una mentira contra el Evangelio.  Sí, en nuestra torpeza podemos negarnos a cooperar con Jesús.  Y sí, Él espera que invitemos a Su Reino a gobernar y reinar en nosotros de nuevo.  Dios puede y toca a todas las personas que se vuelven hacia la Misericordia Omnipotente.

La libertad del pecado y el desorden de todo tipo comienza, progresa y termina con el glorioso esplendor del Reino de Dios que viene en Jesucristo.  El Reino ha venido.  El Reino está aquí.  Ese Reino puede arder como un fuego inextinguible dentro de ti (Lc 17:21) y hacer que todo sea nuevo.  Elige este día que te encenderá.

“Esto ha venido a confirmarnos la palabra de los profetas, a la cual ustedes hacen bien en prestar atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día y salga el lucero de la mañana en sus corazones”. (2ª Pe 1: 19).

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*