Casa > aguas vivas > El Poder Sanador de Payne

leanne_payne

 

“Hablar de la sanación del homosexual es hablar de la sanación de todas las personas en todas partes”.    Leanne Payne

Leanne Payne pasó a la Vida gloriosa el Miércoles de Ceniza. Ella dejó un glorioso legado de Vida para el Ministerio Desert Stream/Aguas Vivas (DSM/AV). Describir su influencia como fundamental es una subestimación.

Cuando nuestro personal la conmemoró, yo me sorprendí de cómo cada uno de nosotros había experimentado por lo menos un encuentro sanador duradero y profundo con ella. En libros y en conferencias, en la Palabra y en el Espíritu, ella trajo en espíritu de oración a Jesús, tierno y poderoso, a los profundos dolores y fracturas de nuestra humanidad; ella nos dio un lenguaje para nuestra desintegración sexual y su restauración en Cristo.

Al reflexionar sobre su influencia personal, me doy cuenta de que podría escribir un libro sobre esto. Que basta compartir algunos eventos que dieron forma a mi confianza en la Presencia Sanadora.

Deshecho por “La Imagen Quebrantada”, conocí a Leanne personalmente en Vancouver BC, en 1982. Tuve el privilegio de dar testimonio ante su última sesión. Durante el tiempo de ministración, dejé de lado toda compostura pública cuando Jesús a través de Leanne me instruyó que destruyera fortalezas de pensamientos impuros. Tuve que aprender a luchar por la integridad de mi propio “templo”. Su voluntad masculina divina estaba empoderando la mía.

Poco después, organizamos nuestra primera conferencia con Leanne en el oeste de Los Ángeles. Allí ella dio su primera enseñanza “Renunciar a Baal” a gran escala en respuesta a las hordas de hombres y mujeres jóvenes de Desert Stream que recién se habían arrepentido de la práctica homosexual. Los cuerpos volaron sobre las bancas cuando Leanne arrojó agua bendita (¡en una iglesia Presbiteriana con eso!) y los demonios fueron expulsados. La expresión de Leanne, con un elegante acento sureño: “¡Patsy, rápido, trae el agua bendita!” permanece como un mantra de Desert Stream.

Un par de años más tarde, tuvimos un retiro completo de Pastoral Care Ministries (PCM) en Los Ángeles. Cuando Leanne enseñó sobre tema “Restaurando el Sentido del Ser”, una mujer joven con AMS y una enorme herida de apego caminó tranquilamente hacia el podio y luego respetuosamente le pidió Leanne que orara por ella. Leanne se detuvo y en quietud nos condujo en oración; el resultado fue un profundo movimiento de la Presencia Sanadora en lo profundo de su ser. Esa mañana, Jesús sanó a una joven mujer de una herida fundamental; el resto de nosotros descubrió una clave sanadora que es fundamental para nuestra ofrenda hasta el día de hoy.

Yo acompañé a Leanne a sus primeros retiros organizados de Pastoral Care Ministries (PCM) en Inglaterra; ella tenía una forma de expresión irónica que me incitaba. Cuando ella contó una historia de “sanación de los recuerdos” que implicó la muerte sorpresiva de un ave muy querida de su familia (“Tweedy”, Leanne reflexionó, “murió horneada…”), mi imaginación caricaturesca se desató y comencé a reírme incontrolablemente. Cientos siguieron y la sesión terminó en un ataque de histeria santo.

A Annette le encantaba el genio femenino de Leanne y sintió una bendición particular de Leanne sobre su propio intelecto bien desarrollado. Y la mente de Leanne era sin igual en la forma en que ella podía asimilar diferentes disciplinas (Psicología, Filosofía, Literatura, Teología, Espiritualidad) en un todo coherente.

De la misma manera, ella tenía un corazón para toda la Iglesia el cual nos invitaba a considerar el poder sanador de los símbolos santos, es decir, los Sacramentos. Ella destacó las muchas maneras en que el Dios Real invisible se manifiesta Sí mismo; esto no sólo sanó las brechas entre las partes divididas del cuerpo, sino que también contribuyó a nuestra integridad personal. Leanne nos ayudó a convertirnos en Cristianos más completos.

Ningún otro líder me impactó tanto como ella. Ella me amó bien, impartiendo un generoso aliento, una dulce sabiduría y advertencias severas. Ella me guió cuando escribí “Tras la Integridad Sexual”, entonces yo volqué su aporte y escritos en los cimientos de Aguas Vivas. Su defensa de Aguas Vivas abrió las puertas para las expresiones nacionales del programa en todo el mundo.

Cuando Leanne hablaba, Annette y yo escuchábamos. Ella se ganó el derecho a informar a nuestras vidas. Y cuando no estamos de acuerdo en algo (tal como los hijos e hijas deben hacer para llegar a ser lo que son), aprendimos a esperar con expectativa la temporada en la que podíamos volver a conectarnos una vez más. ¡No podíamos rechazar esta mujer fundamental! Ella era una parte de lo que éramos nosotros como personas y como ministros. Rechazarla a ella habría sido rechazarnos a nosotros mismos.

Leanne era un profeta. Ella vio cómo la Iglesia cada vez más tolerante con la comunidad homosexual señalaba una falta de comprensión de lo que significa ser humano y completamente Cristiano. Ella se dolía por el oscurecimiento de la mente de la Iglesia y luchó duro para hacer evidentes las verdades fundamentales de la Iglesia. Ella sufrió por esto. Inquebrantable en sus convicciones, con frecuencia incomprendida y deshonrada, sus ojos veían más allá de lo obvio a lo que importaba. Los corazones que ven lo que Leanne vio son corazones que se duelen. Su sufrimiento no fue en vano, ya que la sanación se volcó de ella hacia nuestras vidas quebrantadas.

Yo estoy profundamente agradecido por el honor concedido a Leanne en sus últimos años por parte de Gino Vaccarro, un hijo espiritual diferente a cualquier otro, quien con el equipo se asegurará de que el legado de Leanne prosiga con Pastoral Care Ministries. Yo estoy igualmente agradecido por el grupo de oración Wheaton de Leanne, dirigido por Sile Ellison-NiChionna, quien estuvo cerca de Leanne con tierno cuidado en sus últimos años.

Quizás ese grupo de oración es el legado principal que recibimos de Leanne. Cuando el personal de Desert Stream / Aguas Vivas intercedió por todos los que la aman, recordé que por encima de todo lo demás, nosotros somos un grupo de oración que juntos buscamos el rostro del hermoso Jesús, escuchamos juntos Su Palabra sanadora, y luego nos levantamos para ofrecer sanación a muchas personas. Leanne nos enseñó que la atención pastoral inspirada es cómo mejor transmitimos la visión de la Iglesia de lo que significa ser creativamente, humildemente y gozosamente humanos. Leanne encarnó eso. La vamos a extrañar. Y seguiremos orando, sanando, luchando y defendiendo lo que ella nos impartió.

Download PDF