Casa > Blog De Andrew > El Veneno de la Pornografía

El Veneno de la Pornografía
El pecado te enferma. La pornografía te enferma más.

bigstock-Porn-Button-On-Computer-Pc-Key-41434363La otra noche, lejos de casa, yo tuve que hacer cambios en un boleto de avión en las primeras horas. Un par de días antes, yo había desinstalado el filtro anti-pornografía de mi computadora (el cual yo realmente necesito para mantenerme fuera de la podredumbre) a fin de utilizar el Internet en un país extranj  ero. Un pensamiento invadió mi pequeño cerebro agitado cuando reprogramé mi vuelo: “Tú eres un hombre libre en Internet. Explora lo que se te antoje…”

Todos estos caminos bajan y llevan más abajo. Después de unos minutos de hundirme en ese lodazal, yo estaba tan asqueado por la mirada vacía y agitada de la lujuria en cada actor/actriz que arrojé mi computadora hasta el otro lado de la habitación e infructuosamente traté de dormir. Me sentí mareado, como si estuviera rodando a bordo de un buque cisterna meciéndose. Fragmentos de sexo abrieron los ojos de mi corazón para ver una gran cantidad de gente en esta espantosa película pornográfica casera. No me había envenenado en mucho tiempo. La distancia me enfermó más.

Dejé de insistir en querer dormir y me senté recto para detener esa sensación de mareo, de náusea moral. Me quedé solo con el corazón y las manos sucias y recité la confesión de la Misa: “Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”. Sólo la misericordia: Jesús espera, siempre cerca, escuchando el clamor de misericordia.

Por supuesto que Él tiene miembros. Yo esperé lo más que pude para llamar a mis compañeros de rendición de cuentas y eso ayudó. Le conté a Annette y me comprometí a poner nuevamente el filtro en la computadora (tomaré Covenant Eyes por encima de Ojos de Demonio cualquier día). Listo. A la luz, sí pero todavía cargando con el veneno, corrí a pie a una parroquia cercana para ir a Misa. El sol caliente parecía calar un agujero en mi piel comprometida. Primera lectura, Ezequiel 36: 25: “Los rociaré con agua pura, y quedarán purificados. Los limpiaré de todas sus impurezas e idolatrías”. Yo no conocía al sacerdote pero lo esperé de todos modos, con la esperanza de que pudiera escuchar mi confesión. Lo hizo y al pronunciar el perdón, él pidió que Dios restaurara mis ojos para que contemplaran una vez más la belleza de la humanidad.

La belleza de la humanidad. Guau. Eso es lo que la pornografía envenena: la verdadera perspectiva del hombre hacia la mujer, y de la mujer hacia el hombre. Mi visión de la humanidad fue profanado a temprana edad por la pornografía, tan joven que ahora debo elegir cada día ver la belleza real. Y alabar a Dios por ello. Sólo la misericordia libera a ambos. Gracias Jesús.

Tú no tienes que luchar solo. Dios tiene miembros, y algunos de Sus mejores miembros están presentando un taller intensivo para hombres que buscan superar la pornografía y otros problemas de comportamiento sexual. Es un taller intensivo de 3 días en Kansas que se realizará del 15 al 17 Septiembre 2016. Regístrate en WWW.MYHOUSEKANSAS.ORG o llama al número 8167866063.

Deja de envenenarte; reclama la belleza.

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*