Casa > noticias > Esperanza Viviente

Esperanza Viviente

“Jesús, Tú eres todo para un alma solitaria”.   Santa Faustina

Mark estaba entre los más brillantes valores jóvenes de Aguas Vivas; él enfrentó de lleno y de muy buena manera su atracción hacia personas del mismo sexo a través de un grupo similarmente motivado de hombres y mujeres de Los Ángeles.  Yo admití mi decepción cuando él se fue para China a cumplir con el llamado de Dios en su vida para el cual él se había preparado estudiando sobre la cultura china y asiática en la universidad.  Al mismo tiempo que él estaba aprendiendo el idioma mandarín, Kim desde el norte de China se especializaba en inglés.  Ella llegó a la misma ciudad donde Mark acababa de encontrar un trabajo como profesor de inglés.  Ellos se conocieron sin hacer chispas en el primer grupo de Aguas Vivas que se formó en esa ciudad.

Para mi sorpresa, yo volví a conectarme con Mark allí; mi hermana y su esposo estaban en una asignación de trabajo en esa ciudad, asistían a la iglesia que patrocinaba Aguas Vivas y me alertaron sobre el grupo que estaba iniciando allí.  Resultó que yo estaba en otro lugar de Asia y me las ingenié para combinar una visita familiar con el lanzamiento del grupo.  Maravilloso.

Mark se volcó en la cultura de sanación de Aguas Vivas, pero vivía y trabajaba lejos de la iglesia patrocinadora.  En verdad, la buena noticia de Aguas Vivas en la ciudad se atenuó cuando él enfrentó lo que significaba asimilarse en una cultura basada en palabras y hábitos que aún no eran los suyos.  Él tenía pocos amigos locales y se frustró un tanto por las iglesias locales que desconfiaban de su presencia.  Solitario y sintiéndose impotente, él se humilló ante Jesús y se preguntó si Él podía ser todo para él.  Bendecida por Aguas Vivas, Kim empezó a trabajar el programa por cuenta propia, agradecida también por el amor esponsal de Jesús, pero incierta sobre su futuro relacional.

Mark y Kim se encontraron nuevamente en la fiesta de despedida del coordinador del programa Aguas Vivas, al que ambos habían asistido dos años atrás.  Ellos eran personas diferentes, Mark se humilló por la dificultad y su hambre de entablar amistades, Kim por primera vez lo vio como el hombre radiante que es.  Ellos comenzaron a salir y a alabar juntos.  Después de dos años de enamorarse y desenamorarse, ellos discernieron su disposición a fundir sus vidas en chino, por un pueblo por el cual Cristo lo dio todo.

Yo recientemente volví a conectarme con ellos un par de meses después de su boda.  La gracia del matrimonio los ha animado.  El amor ha realzado su condición de hombre en él y la hermosa condición de mujer en ella.  Jesús es todo para ellos.  A quien Él ha unido, que nada ni nadie los separe.  Más bien, regocijémonos en su glorioso testimonio de Jesús, Creador y Redentor.

 

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*