Casa > Blog De Andrew > Informe desde Roma 2: El Niño es un Guerrero

speakinginrome2

 

 

 

 

 

 

 

“En la sociedad actual, nosotros les otorgamos a los adultos cualquier tipo de libertad sexual que quieran e insistimos en que los niños tomen cualquier cosa que estos adultos estén dispuestos a darles”.

Dr. Jennifer Roback Morse

En el centro de Roma, nos reunimos el 2 de octubre para luchar por los niños –los más vulnerables ante los adultos quienes ahora definen la “justicia” como la libertad de asumir cualquier identidad sexual que sus sentimientos exijan.  La Iglesia se encuentra atrapada entre esta nueva “justicia” y su propia versión ancestral de la dignidad humana mientras ésta se reúne para el Sínodo de la Familia durante este mes.

Cardenales, obispos y sacerdotes escucharon atentamente mientras nuestro grupo de guerreros enseñó y dio testimonio de una apreciación auténtica de la persona humana que tiene su origen en Dios como hombre y como mujer, y que lo revela a Él en esa hermosa dualidad.  Para describir cómo Jesús redime a las personas que confiesan el quebrantamiento de esa imagen –bueno, tuvimos que convertirnos como niños.  Con lágrimas y gran gozo, nos maravillamos del Padre que nos transformó de esclavos en hijas e hijos castos.

No es sorprendente que nuestro avance comenzara en el día festivo de Santa Teresita del Niño Jesús.  Ella nos exhorta a no enredarnos en las tradiciones de los hombres y su constante conflicto (una tentación en el corazón de la Jerarquía Católica), sino más bien a entregarnos al Padre “que se oculta de los sabios e instruidos y se revela a los que son como niños” (Lc 10:21).

Los niños necesitan de padres fuertes y tiernos que esclarezcan el camino de la pureza y la claridad de género.  Yo me maravillé del Cardenal Robert Sarah de África quien nos habló de la verdad con una autoridad tan suave que enderezaba, sintiéndonos al mismo tiempo desafiados y protegidos.  Las sabias palabras pronunciadas durante la conferencia por el Padre Paul Check, Director de Courage, fueron mejor condensadas por mi amigo Alberto (Coordinador de Courage Roma) quien dijo: “El Padre Check extiende el brazo de la Iglesia para guiarnos hacia la castidad”.  Lo que la Iglesia nos pide, nos ayuda a realizarlo.

Los niños necesitan de una madre.  Por eso, el Padre nos ofrece Su Iglesia y el hermoso testimonio de María, cuyo vientre alojó a Jesús y cuya maravilla a lo largo de toda Su vida nos invita a maravillarnos de Su deseo de morar también en nosotros.  Los Papas y sus colaboradores encuentran un terreno llano como el lugar de descanso de Dios.  Rodeados por María, cada niño puede acoger a Jesús y nutrir la vida divina que madura dentro de sí.  Nuestra tristeza radica en nuestra resistencia a Su presencia; el gozo surge cuando nos rendimos a Sus agitaciones y entramos en la danza de la vida.

Como niño, yo me regocijé en mis compañeros luchadores en Roma cuyas buenas vidas revelan al Padre que luchó por ellos y la “Madre” Iglesia que les envuelve.  Nos regocijamos juntos, la vergüenza de nuestras vidas “gay” se vio eclipsada por Alguien glorioso, el Niño Jesús quien nos libera para ser niños y guerreros.

Nosotros luchamos por la dignidad de los niños sin voz de todo el mundo que necesitan claros marcadores hacia la castidad, y guías sabios que les ayuden a realizar esa integridad.  Oren por el encuentro del Sínodo que se está realizando ahora en Roma.  Que el testimonio de la Iglesia libere a los hijos de Dios.

Download PDF