Casa > aguas vivas > Injusticia para Todos

“Proteger a nuestros vecinos de la discriminación injusta no requiere redefinir la naturaleza humana”.  Arzobispo José Gómez, Presidente del Congreso de los Obispos de Estados Unidos. 

Ayer, la Corte Suprema de los Estados Unidos violó el significado de la identidad sexual al ampliarla para incluir a las personas que se identifican como LGBT+.  Nuestro Tribunal Supremo lo hizo al enmendar una Ley de Derechos Civiles de 1964 diseñada para proteger a los trabajadores de todas las razas, religiones y hombres y mujeres, esto último debido a políticas misóginas, de la discriminación laboral.  Ahora los hombres que “se sienten” como mujeres son legalmente reconocidos a la par de las mujeres.  Estados Unidos acaba de divorciar la sexualidad del cuerpo.  Sentimos, por lo tanto somos.

Estados Unidos acaba de redefinir el sexo.  Atrás quedaron los días en que asumimos que hombre y mujer tenían significado, dignidad, algún valor intrínseco vinculado a la creación y protección de una nueva vida.  La Ley de 1964 defendió ese significado al insistir en que las mujeres no fueran excluidas del trato justo en el trabajo.  Se consideraba que cualquier persona en desacuerdo con su derecho de nacimiento sexual necesitaba ayuda clínica y espiritual, no un estatus legal.

Bien, ustedes dirán, ¿no hemos pasado por esto cuando el Tribunal sancionó el matrimonio “gay” en el año 2015?  Más o menos.  Pero eso involucró sólo a los amigos del mismo sexo que quieren “jugar a la casita”.  Redefinir cualquier producto de la imaginación quebrantada como una minoría protegida es mucho más peligroso que el matrimonio “homosexual”.

¿Cómo es eso? Al redefinir la naturaleza humana, la Corte legaliza la infelicidad humana.  Nuestra libertad depende de alinearnos con la Realidad.  La realidad incluye el derecho de nacimiento sexual.  Yo puedo sentir muchas cosas sobre mi sexo: empoderado, oprimido, lujurioso, ansioso, espléndido, vacío, orgulloso, etc.  ¡mi paz descansa en integrar la verdad de que mi cuerpo es masculino o femenino y no hay otro! Otorgar a los “sentimientos” el poder de cancelar quiénes en verdad somos es nada menos que un suicidio sexual.

J. K.  Rowlings aclara esto bien.  (y ha recibido grandes éxitos por hacerlo).  Como una intención de empoderar a las mujeres, ella señala que las mujeres que “hacen la transición” alteran sus cuerpos irrevocablemente y no pueden reclamar su fertilidad una vez que buscan “deshacer la transición” como muchos lo hacen.  Ella cita el “contagio social” de moda del fenómeno trans, y la verdad de que la mayoría de los jóvenes que se sienten en desacuerdo con su sexo pasan por la disforia para hacer las paces con los cuerpos de “nacimiento”. 

¿Su principal preocupación?  El bienestar de las mujeres.  La misma Ley de Derechos Civiles que buscaba proteger a las mujeres ahora las pone en peligro.  “Cuando abres las puertas de los baños y los vestuarios a cualquier hombre que cree que es una mujer, entonces abres la puerta a todos y cada uno de los hombres que deseen entrar”.

Estados Unidos acaba de abrir esa puerta.  Infelicidad, injusticia para todos.

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*