Casa > Blog De Andrew > Irresistible

Irresistible –

En estas últimas dos semanas de nuestro ayuno, yo he tenido el privilegio de hacer dos viajes al Noreste de EEUU donde fui testigo del irresistible esplendor de Jesús en Su Iglesia, tanto Evangélica como Católica.  El Espíritu está despertando a Sus santos, ciñéndolos con la verdad y brotando como agua viva para otorgarle una mejor Palabra a quienes son desafiados en su género.  Uno puede tener cualquier cantidad de libertades ¡y aún ser esclavo!  Solo Jesús libera a quienes son atados por el pecado y nos convierte en verdaderos hijos e hijas del único Padre.

En Pensilvania, yo me reuní con un grupo de sacerdotes que se reúnen de forma regular para compartir sus vulnerabilidades sexuales y el amor sanador que los libera; en la ciudad de Nueva York y Nueva Jersey me reuní con algunos coreano-estadounidenses convertidos que están comprometidos a volverse íntegros mientras se convierten en buenas nuevas para sus amigos LGBT+.  Yo pasé la mayor parte de mi tiempo en el distrito de Queens donde invertí en una iglesia reconocida por sus esfuerzos para crear una comunidad emocionalmente sana y fomentar la reconciliación racial.  ¡Increíblemente así!  Sin embargo, los pastores tienen la sabiduría para saber la diferencia entre etnicidad y problemas de identidad de género; ellos celebran una diversidad de tribus y lenguas aunque rechazan la ideología del “espectro de género” que quebranta a los hijos de Dios.  La misericordia brotó cuando dimos testimonio de Su amor infalible que nos reconcilia con nuestra verdadera humanidad, masculina y femenina, en este cuerpo único.

Antes de partir para estos viajes, yo tuve el privilegio de ayudar en la Misa que celebra la Dedicación de la Basílica de Letrán en Roma.  Es mi fiesta favorita del año eclesiástico, ya que es la única que celebra a la Iglesia misma: el irresistible esplendor de Jesús revelado en Su cuerpo.  Mientras yo leía de Ezequiel 47 acerca de los niveles de agua que ascienden en el templo hasta que los santos son sumergidos y fluyen hacia el mundo para sanar y alimentar a los quebrantados (“sus frutos servirán de alimento y sus hojas serán medicinales”, Ez 47: 12), yo me di cuenta de que ésta es nuestra misión.  ¡Se está cumpliendo cuando nos reunimos y levantamos a Jesús como Sanador!

En todas nuestras reuniones del Noreste, yo recibí preguntas de innumerables santos que enfrentan dificultades cada vez más complejas debido a las demandas LGBT+: el diácono que trabaja con una familia cristiana nominal cuya hija de 4 años apareció en la Escuela Dominical como un niño, el ayudante del líder juvenil que anunció su “transición” a la feminidad, el influyente ministro ahora “casado como gay” y adoptando niños mientras exalta las alegrías del “Cristianismo gay”, el trabajador cuyo jefe “gay” alienta firmemente a sus empleados a poner emblemas de arcoíris en las puertas de sus oficinas, y muchos que simplemente quieren saber cómo cuidar y tratar a sus seres queridos que ahora viven bajo la ideología del arcoíris.  Mientras orábamos en cada reunión para que Jesús venga y nos muestre Su camino —la misericordia que es nuestra sólo cuando entramos por la puerta de Su cuerpo y Su sangre derramada por nosotros en un solo cuerpo— los niveles de agua subieron y nos sumergieron en el amor divino que destruye la esclavitud humana.  Nosotros traemos una mejor Palabra dotada de poder para salvar a quienes están quebrantados en su género.  Su amor radiante en santos humildes y ungidos: Irresistibles.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*