Casa > Blog De Andrew > Lo Mejor para el Final

Lo Mejor para el Final

img_0222Alrededor de la misma época (mediados de los años 70’s) y el lugar (San Francisco) en que Harvey Milk aspiraba a convertirse en el primer político abiertamente gay en la historia y la brasa por los “gays” como un grupo étnico protegido, Dios sacó otra brasa del fuego.  Frank Worthen se arrepintió de una etapa adulta definida por las actividades homosexuales y se volvió hacia Jesús como su cimiento para una nueva vida.  Arraigado en la profunda fuente de su comunidad de “pueblo de Jesus” en el Condado Marin, Frank comenzó a ministrar a hombres y mujeres que necesitaban ayuda para cerrar la brecha entre la comunidad “gay” y la Iglesia.

Así nació “Amor en Acción”, el primer ministerio formal que por primera vez expresamente lograba cerrar esa brecha.  Era veraz, inspirado por el Espíritu, y atacado por los fariseos e inmoralistas satanizados desde entonces.

Yo conocí a Frank por primera vez a principios de los años 80’s cuando estuve en el Seminario Fuller.  Él me buscó para dar pasos prácticos a su gente sobre cómo progresar hacia relaciones sanas con el sexo opuesto.  Annette y yo fuimos desde Los Ángeles hasta su rancho ubicado en el área de la bahía donde lo conocimos a él y a su compañero de cuarto / mejor amigo, un socio de negocios de mucho tiempo que compartía el trasfondo sexual de Frank pero sólo marginalmente su fe.  “No es de extrañar que él me esté pidiendo que enseñe ESTA lección”, pensé yo mientras consideraba lo que podía ser un impasse en el camino de Frank hacia las relaciones integrales con las mujeres.

No me malinterpreten.  Frank era moralmente transparente, pero todavía en proceso.  Poco después, un amigo profético desafió a Frank: “¡Necesitas estar abierto a todo lo que Dios tiene reservado para ti!” Anita estaba a la vuelta de la esquina.

Ellos dos se conocieron por primera vez en una conferencia en Oregón donde Frank enseñó acerca de los pasos para salir de la homosexualidad, y Anita, una mamá soltera y divertida, se preguntaba cómo podía cuidar mejor a su hijo que se identificaba como “gay”.  Al igual que el choque de muchas personas de voluntad fuerte, ellos se gustaron tanto como no lo hicieron.  A través de las chispas se enamoraron y se casaron.

Yo seguí con ellos sólo un poco desde aquel tiempo.  Yo sólo sé que nuestros esfuerzos en Desert Stream encuentran vida y fortaleza en la fidelidad de Frank.  El matrimonio Worthen se nos adelantó a nosotros y a una multitud de otros para abrir un camino de esperanza en todo el mundo para las personas afectadas por la AMS.  Ellos lo hicieron gentilmente mientras soportaron más ataques de lo que un libro entero podía contener.

Sin embargo, para mí el ministerio no es su principal legado.  Es su amor del uno por el otro.

El año pasado, volví a encontrarme con los Worthen en su rancho ubicado al norte de Sacramento después de que Frank sufriera un grave ataque cardíaco.  Fue hermoso ver cómo una crisis pudo destilar su devoción del uno por el otro, revelar su esencia.  Mientras Frank dormía, Anita confesó entre lágrimas que su único deseo era darle a este hombre el pleno honor que él merecía.  Debilitada por la perspectiva de la pérdida, ella temía su adecuación para darle lo que él merecía.  Honrarlo en vida y en su muerte apasionaba a Anita.

 

Frank se recuperó sólo para descubrir menos de un año después que un cáncer se estaba extendiendo por todo su cuerpo.  Ya no podía hacerse nada, así que los dos decidieron disfrutar de sus vidas juntos en el rancho.  Yo recientemente los visité de nuevo y cuando Anita salió de la habitación, Frank me confió que su único deseo era dejar a Anita financieramente lo más segura y establecida en el rancho como fuera posible.  Mientras ese deseo lo tentaba con temor a que él pudiera fallarle, también lo motivaba a actuar y tener éxito, una tarea a la vez, abrir el camino para su futuro.  Él acoge el cielo, mientras trabajaba enamorado por su amada.  Nada importa mucho más para Frank.

Los días de Frank están en las manos de Dios.  Por el informe de ambos Frank y Anita, estos días juntos son los mejores para ellos.  La paz prevalece y los invita a reflexionar sobre una vida juntos que ha creado miles de hijos e hijas espirituales

 

 

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*