Casa > aguas vivas > Pentecostés y “Orgullo”

Yo amo el fuego del Pentecostés —la venida del Espíritu Santo con poder: exponiendo los ídolos, ordenando la lealtad al único Padre a través del Hijo, levantando hijos e hijas quienes perdurarán.  Una cosa es segura en medio del mes del “Orgullo” —nosotros arderemos como antorchas por la castidad y la claridad de género en medio de los falsos fuegos que nos rodean.  Nuestra oración en el Ministerio Desert Stream este mes mientras atravesamos muchas puertas para un ministerio eficaz es: “consume el sacrificio de nuestras vidas, oh Dios”.  Nosotros nos inspiramos en Elías, quien con el poder del Espíritu lo entregó todo para exponer la insensatez de los profetas de Baal a la luz del “Dios que responde con fuego” (1ª Reyes 18:24).

El pasado fin de semana en la cercana ciudad de St. Louis, “Revoice” celebró su segunda conferencia anual, reuniéndose para ensalzar la virtud de ser “gay” y cristiano.  A los millennials intelectuales les encantan estas cosas —educados deformadores de los roles de género quienes tienen una forma de fe pero niegan Su poder para transformarlos en su esencia.  En vez de eso, todo tiene una especie de narcisismo blanco quejumbroso —“nadie conoce el problema que yo he visto” — en contraste con la tarea severa y espléndida de la conversión real de la identidad de género y el deseo desordenado.  Si Jesús no murió para reclamar por nosotros los poderes de la vida y el amor para liberarnos de nuestro cautiverio de los Baales, entonces no entiendo el Calvario.  Tampoco creo que “Revoice” haga lo mismo si los talleres como “Salir del Closet como un Pastor Gay” y “Cultura Homosexual” son un indicio.

Lamentablemente, incluso los elegidos están asimilando estas ideas y propagandas.  El experto en temas sexuales Dr. Mark Yarhouse por quien yo tuve el mayor respeto mencionó en Revoice y posteriormente exaltó su defensa de este grupo “aceptando el soportar la sexualidad con el mismo sexo” (también conocido como “el cambio no es posible”); en verdad, Yarhouse ahora enmarca la homosexualidad como una condición digna de la identificación adulta de una persona —“no un problema que deba solucionarse sino un pueblo al que se debe amar y de quienes se puede aprender”.  ¿Un pueblo? ¿Es la identificación desordenada ahora la base de un “grupo de personas” ante los ojos de los evangélicos progresistas?  Nosotros entendemos que la cultura secular no está “comprendiendo” la opinión de Dios sobre la verdadera personalidad —por eso los maestros y los terapeutas están tan decididos a esclavizar a los niños con etiquetas perversas de “adultos”.  Que los cristianos hagan esto es algo diabólico, peligroso para los niños y para la integridad de nuestra fe.

Los católicos se guían por un maravilloso Catecismo que detalla el propósito sexual a través de la virtud de la castidad —volverse íntegro, integrado.  Eso parece proteger a la Iglesia de la falsedad.  Adivinen de nuevo.  Uno tiene la impresión de que el Papa Francisco está rodeado de facciones beligerantes, algunos quienes luchan por la verdad en el campo sexual, pero pueden hacerlo con una mano pesada que es tóxica para el Papa; más reconfortante para él parecen ser los “progresistas” como el ahora deshonrado Theodore McCarrick y el ascendente Padre James Martin quienes junto con amigos “compasivos” están haciendo todos los esfuerzos posibles para modificar el Catecismo para reenmarcar la deformación de los roles de género como una variante humana moralmente neutral, no como un trastorno a redimir.  La maldad colocada en pedestales.  Oren por el Papa Francisco.  En Roma se libra una batalla por lo que significa ser humano, creado a la imagen de Dios.  En cuanto a los evangélicos, ésta es una guerra por la integridad de nuestra fe.  Tú no puedes alterar la forma cómo Dios nos diseñó y no socavar la ortodoxia.

Así que nosotros ardemos.  No con odio, sino con celo por Su casa.  Si nosotros la Iglesia modificamos los puntos de referencia por amor por las personas encantadoras, desordenadas y engañadas, todos perdemos.  Nosotros ganamos cuando nosotros los quebrantados —humillados y consumidos por el fuego santo— nos levantamos para decir la verdad de cómo Su misericordia nos ha liberado.  Y nos está liberando.  Nuestra castidad cada vez mayor nos libera para salir de cada casilla en que las personas nos colocan.  Nosotros somos sanados y estamos siendo sanados, somos salvados y estamos siendo salvados.  Nosotros miramos al Dios quien nos responde con el fuego del amor y la vida y quien nos libera para reunir a otros que no han doblado la rodilla ante Baal (1ª Reyes 19:18).  No hay otra manera de vivir.  Pentecostés nos libera de la intimidación, por la confianza santa, en medio del estruendo del “Orgullo”.

Por favor oren por la Conferencia Anual de Restored Hope Network (Red de Esperanza Restaurada) en las Ciudades Hermanas del 20 al 22 de junio, por nuestras Capacitaciones de Aguas Vivas en Varsovia, Polonia, del 22 al 28 de junio y en Kansas City del 6 al 12 de julio, y la Conferencia Internacional de Courage en Chicago del 18 al 21 julio.  ¡Las inscripciones aún están abiertas para todos!

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*