Casa > Blog De Andrew > Prohibir la Integración de Género en California

Prohibir la Integración de Género en California – 

“Les ordenamos terminantemente que dejen de enseñar en Su nombre”.  Pedro y Juan replicaron: “¿Es justo delante de Dios obedecerlos a ustedes en vez de obedecerlo a Él? ¡Júzguenlo ustedes mismos!  Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído… ¡Debemos obedecer sólo a Dios y no a los hombres!” (Hechos 4: 18-20; 5:29)

¡Despierten, gente!  El proyecto de ley mejor diseñado para prohibir los esfuerzos cristianos para ayudar a las personas a resolver sus problemas de identidad de género está avanzando a través de la legislatura de California mientras tú lees esto.  El proyecto de ley AB 2943 prohíbe todas las conferencias, enseñanzas o publicaciones (donde se intercambia dinero por recursos) destinadas a ayudar a las personas a superar la atracción por el mismo sexo o la disforia de género.  Esto afecta a todo pastor, consejero, amigo o familiar en California.

Lo más escalofriante es que esto cierra la puerta a los ciudadanos cuya conciencia los guía a hacer las paces con sus cuerpos diseñados por Dios.  La legislatura de California quiere negarles esa elección.  Hoy la Asamblea decidirá si el estado tiene derecho a insistir en que la única opción para los californianos con problemas de identidad de género es la transición al Yo “gay” o “transgénero”.  Aunque estos son valores estándar en gran parte de la comunidad clínica, California busca convertirlos en los únicos valores.  Esto es una afrenta a la libertad moral.

Suena descabellado, lo sé.  Cuando escuché por primera vez sobre este proyecto de ley, asumí que era algo inverosímil, muerto cuando surgió.  En cambio, el proyecto de ley AB 2943 pasó rápidamente por los dos primeros comités a pesar de los valiosos testimonios de nuestros amigos el Dr. Joseph Nicolosi Jr., Anne Paulk de Restored Hope Network y Elizabeth Woning y Kenn Williams de Bethel Redding.  Estos últimos tres dieron testimonios convincentes del poder de Jesús y Su comunidad para restablecer la verdadera identidad pero se vieron obstaculizados por representantes que solo hicieron preguntas comprensivas a quienes alegaban haber sufrido abusos en manos de malos profesionales y personas, cuestiones válidas para la ética clínica ¡pero irrelevantes para los derechos de las personas para elegir el tipo de ayuda que él/ella desea!

De acuerdo a Ken Williams, “el tren de carga está aquí, prohibiendo a las personas el derecho a ayudar y a sanar los problemas de identidad de género.  Este es el primer día en que me he sentido discriminado, despojado de mi libertad para mantener mis convicciones.  El gobierno ahora está buscando imponer lo que yo hago con mi sexualidad”.

Toda persona merece la libertad de ejercer autoridad moral sobre su cuerpo y sus deseos.  Yo puedo discrepar valientemente con las elecciones de identidad de Ellen Degeneres y Rupaul (¡como ellos lo hacen con la mía!)  Pero les concedo libertad para hacerlas.  Nosotros como estadounidenses compartimos las libertades constitucionales de culto y de expresión.  Según la Corte Suprema, “la jactancia más orgullosa de nuestra jurisprudencia de libertad de expresión es que protegemos la libertad de expresar el pensamiento de que odiamos”.

¡Iglesia, despierten!  El proyecto de ley AB 2943 levantó a a la Iglesia Bethel Redding para que movilizaran a su gente a comprometerse bien y sin problemas con los representantes políticos.  ¿Puedo pedirles a todos los cristianos de California (católicos, ortodoxos, bautistas, pentecostales) que inviten a sus hermanos para que persuadan a los funcionarios electos para que voten en contra de este proyecto de ley? (Ver californiafamily.org).  Si se aprueba este proyecto de ley, el estado niega oficialmente la voluntad de Jesús para con nuestra humanidad sexual y Su poder para redimirla.

Hoy, lunes 16, a las 9am, la cámara baja de la legislatura de California votará por el proyecto de ley AB 2943.  Si éste se aprueba, irá al Senado y luego al gobernador.  Oren para que haya un milagro de la justicia de Dios.  O que ese proyecto de ley tan descabellado, si se aprueba, sea debatido con rapidez ante el Tribunal Supremo.

Oren para que una Iglesia renovada se una y surja en California como resultado de esta legislación esclavizante.  Nada menos que nuestra libertad de expresión y culto —nuestro derecho a decidir el hombre o la mujer en que nos convertiremos— está en juego.  Si perdemos, que seamos santos proscritos que obedecen a Dios, no al hombre, con palabras y obras de fuego.

“Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a Tus siervos el proclamar Tu palabra sin temor alguno.  Por eso, extiende Tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de Tu santo siervo Jesús” (Hechos 4:29, 30).

 

 

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*