Casa > Blog De Andrew > Realidad, Sanación

Realidad, Sanación –

El Arzobispo de Letonia convocó a los principales líderes cristianos de su país —ortodoxos, luteranos, bautistas y católicos— para que se unieran por la imagen de Dios en la humanidad y rechazaran un esfuerzo de la Unión Europea para legislar la “ideología de género” en todo el continente.

Amigos en Letonia

Los esfuerzos cristianos parecían estar condenados.  Pero unidos como un solo bloque, el cuerpo de Cristo prevaleció y la legislación fue derrotada.  La pequeña Letonia destruyó a Goliat.

Para hacerlo, todo lo que la Iglesia tuvo que hacer fue afirmar su verdad: no existe tal cosa como el “matrimonio homosexual” —la unión matrimonial implica intrínsecamente convertirse en una sola carne, una imposibilidad física y espiritual en las parejas del mismo sexo.  Tampoco existe realmente el “transgénero”, ya que es una imposibilidad física y espiritual que uno cambie su género biológico.  Finalmente, la Iglesia no puede confundir la necesidad de defender la dignidad de las mujeres por defender el “espectro de género” —cincuenta “alternativas de género” que se multiplican como fisuras sobre la imagen agrietada de Dios en la humanidad.  Por el contrario, la Iglesia defiende dos naturalezas —masculina y femenina; ella aboga por la dignidad de ambos géneros mientras invita a las personas a la realidad.

El buen Arzobispo, un buen amigo y defensor de Aguas Vivas en Letonia, está comprometido con el lenguaje y la práctica pastoral de ayudar a las personas a encontrar la realidad.  No podemos ceder a la irrealidad, ya sea en el discurso o en la defensa política.  Sólo los cimientos de la realidad ayudan a las personas heridas a encontrar la sanación.  Defendemos la realidad para ayudar a las personas a sanar.

Sobre la base de los apóstoles y los profetas, estamos comprometidos a convertirnos en testigos vivientes de la realidad —quiénes somos en realidad y cómo Jesús nos ayuda a realizar esos Yo a través de Su comunidad sanadora.  Y esto es lo que hicimos en nuestro más reciente viaje a los países bálticos —Letonia y Lituania en particular— donde nos asociamos con personas como el buen Arzobispo que está comprometido con que la Iglesia se convierta en una fuente de misericordia para las personas que se marchitan en la irrealidad del “espectro de género”.

Yo me maravillé del encuentro en el cual instruimos y oramos por ocho equipos de toda Letonia que están comprometidos a acoger a las personas de un espectro de quebrantamiento de identidad, personas reales que necesitan miembros misericordiosos de Cristo para ayudarlos a sanar, a convertirse en lo que Él los ideó para que fueran.  Realidad.  Sanación.

 

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*