Casa > Blog De Andrew > Recibe el Golpe

Recibe el Golpe

Anne Paulk, Andrew Comiskey, Stephen Black

Los manifestantes del arco iris llegaron como estaba planeado a nuestra 6ª Conferencia Anual de Restored Hope Network, RHN (Red Esperanza Restaurada) en San Diego el viernes pasado y, como de costumbre, ladraron más de lo que mordieron (“Somos locas y estamos aquí”; sí, lo sabemos).  Una activista advirtió a la Directora de RHN, Anne Paulk: “Ustedes son fanáticos, son odiosos…  nosotros les hemos enseñado a nuestros hijos a amar a todos”.  Jah.  Al parecer, el amor se aplica a todos menos a las personas que toman en serio el sexo de su nacimiento y que por la gracia de Dios se niegan a permitir que el abuso, el odio hacia uno mismo y las fantasías LGBT oculten su verdadero Yo.  La oradora Janet Mefferd citó el “juicio extrañamente sentencioso” del conjunto progresista.

Uno no podía permanecer loco por mucho tiempo.  Muchachos en vestidos y tutus marcharon junto a los malvados activistas del grupo “Las Vidas de los Afroamericanos sí Importan” (?!) quienes amenazaron por un momento con bloquear el estacionamiento de la iglesia.  El momento pasó, dicho grupo se fue, y el abigarrado grupo lanzó acusaciones infundadas de corazones heridos por un par de días.

Nos encantó tenerlos.  ¡Los rebeldes de género llegaron a la Iglesia! ¿Dónde más oirán cómo su Creador y Redentor pueden amarlos y guiarlos hacia la integridad?  Cada orador habló maravillosamente acerca del sufrimiento profundo, la rendición fructífera a Jesús, y la cuidadosa atención de Sus miembros.  No hay indicios de que la Iglesia imponga cargas que desafían la vida a las personas quebrantadas: aquí Dios busca a los perdidos, ata las heridas en un vínculo de amor y restablece la dignidad movilizando a éstos como parte de Su ejército sanador.  Linda Seiler y Daniel Delgado, antiguos transgénero, articularon brillantemente lo sagrado del género, sin importar lo difícil que pueda ser para una joven alma retorcida.

Jesús recibió el golpe; Él se convirtió en la compleja fortaleza del pecado (2ª Cor 5:21) por Linda y por Daniel.  Por todos nosotros.  Él asumió sobre Sus castos hombros todos nuestros desvaríos y suciedad y confusión; al morir por nosotros, Él destruyó la muerte lenta que penetraba nuestras vidas.  Él ahora vive para darnos vidas nuevas, y hacer que éstas les importen a otros.  El gozo, la humildad y la gratitud que encarnamos tienen poder para soportar.

Nosotros soportamos para recibir los golpes.  Unidos a nuestra Cabeza y a los demás, tenemos el privilegio de ser los blancos de los corazones oscurecidos.  Ellos malinterpretan a Jesús; ellos nos malinterpretan.  Ellos transfieren su tormento a Dios y a Su pueblo.  Ningún siervo es mayor que su Maestro.  “Si el mundo los aborrece, tengan presente que antes que a ustedes, me aborreció a Mí” (Jn 15:18).  Tenemos el privilegio de brillar como estrellas cuando reflejamos Su gloria a una generación quebrantada (Fil 1:15).

 

Download PDF

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*