Casa > aguas vivas > Roque: Luchador por la Libertad

rocky

 

 

 

 

 

 

 

Aunque Estados Unidos parece más inclinado a celebrar al “Bruce Jenners” que cedió a la perversión, yo quiero honrar a un hombre llamado Roque que se arrepintió de su Yo transgénero gracias al amor sanador de Dios.

La desconexión de la realidad resume los primeros años de la vida de Roque. Criado en un rudo hogar mexico-americano por una madre mentalmente enferma y un padre que abusaba de ella, Roque encontró poco aliento para su alma masculina. Su papá pronto fue sustituido por un padrastro violento que trataba a Roque con desprecio por el consuelo que él buscaba en su madre y su abuela perturbadas. Poco consuelo: ambas mujeres estaban orgullosas de su atractivo femenino pero humillante para Roque quien se sentía cada vez más enajenado.

Roque se vinculó con los cosméticos femeninos: el maquillaje y los vestidos parecían darles diversión y favor a las mujeres de su vida. En secreto, él emulaba sus artes; creó otro alter ego que parecía provocar la atención masculina. A un alto precio. Su desarrollo masculino se estancó dentro de un mundo irreal diseñado para mantenerse alejado de una familia tóxica y los hombres abusivos.

En su adolescencia, Roque empezó a competir en concursos de drag queens donde él recibía el favor sexual de hombres identificados como bisexuales y homosexuales. Pero él comenzó a oler la “muerte” entre la multitud transgénero altamente inestable, un olor que él discernió de su madre quien con frecuencia tenía tendencias suicidas. Roque también comenzó a reflexionar sobre una muerte temprana cuando conoció a una mujer cristiana del vecindario que le ofreció su amistad y le ofreció ingresar a su iglesia.

Ella había observado la lucha que se daba en la casa de él y en oración luchó por su dignidad. Sólo pidió que Roque recibiera el amor de Jesús. A medida que él la acompañaba a muchas de las reuniones con “Jesús”, él conoció a cristianos que lo amaban, incluyendo dos matrimonios de años. Ellos proveyeron una familia alternativa que honró su alma masculina y la instaron a no ocultarse.

Roque necesitó de mucho amor para combatir su tendencia innata de desconectarse en momentos de angustia. Pero él se enamoró de Jesús y de Sus miembros y empezó a luchar por su libertad para convertirse en un hombre piadoso. Se trasladó a Kansas City donde realizó muchas rondas de Aguas Vivas y encontró otro buen mentor, Tracey Bickle, que capacitó a Roque para que luchara por los demás.

Roque ahora sirve en el Ministerio Desert Stream. Él representa bien al Padre que luchó por él, y que se lo arrebató al pecado y a la muerte. Roque se está volviendo poderoso en la batalla. En medio de una nación que ahora aplaude la perversión, él revela la conversión: la lucha por la transformación. Esa es una causa digna de elogio.