Casa > Blog De Andrew > Por qué el Género Importa 2: ¡Santo Cielo!

Por qué el Género Importa 2: ¡Santo Cielo! –

Yo no me alegré por la exuberancia campista del patinador artístico Adam Rippon ni adulé las joyas del comentarista Johnny Weir durante los Juegos Olímpicos de Invierno.  Me dolió.  Éstos son dos hombres fuertes y disciplinados que actuaban como niñas, acicalándose delante de cámaras con maquillaje completo y peinados elaborados, diciendo basura como “Soy una perra sofisticada lista para la pasarela” (Rippon) e invitándonos a su habitación (de Weir) repleta de ropa y accesorios para mujeres, el doble que su contraparte femenina.  Estos tipos son violaciones caricaturescas de la feminidad.

Johnny Weir & Adam Rippon

Y Estados Unidos los ama.  La Revista Time etiquetó a Rippon como el “ganador de los Juegos Olímpicos”, aunque él se ubicó en el puesto #12 en su competencia.  Estos son nuestros embajadores ante el mundo: orgullosos y alabados en todo momento.  En la medida en que nos reímos y aceptamos sus personas quebrantadas, nosotros contribuimos a su desintegración.  Y a la de una generación.  Rippon y Compañía están convirtiendo a los tibios en anarquistas de género.

¿Eres tú un cómplice?  ¿No sabes que tu defensa despectiva de los tergiversadores de género aflige el corazón de Dios? Aquél que nos hizo a Su imagen detesta cuando la humanidad abandona su integridad, su orden como hombre o mujer y en vez de eso se burlan de ambos.  ¿Ya no tomas a Dios en Su Palabra?  Para mostrarse fuerte a Sí mismo y a Su creación, el Dios de Israel advirtió a Su nación que renunciara a la confusión de los cananeos tergiversadores de género: “La mujer no se pondrá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer” (Deut. 22: 5), y “No podrá entrar en la asamblea del Señor ningún hombre que tenga magullados los testículos o mutilado el pene” (23: 1).  Si las Olimpiadas son algún indicio, ahora estamos sujetos a un desfile orgulloso y desvergonzado de personas que desafían al Creador al invertirse en seres falsos y demonizados que los esclavizan a ellos y a los vulnerables.

Necesitamos la verdad sobre la cual ser sobrios y enderezarnos si queremos enfrentar con justicia a nuestros camaradas orgullosos y desintegrados.  Mi libro favorito sobre la homosexualidad y la verdad sigue siendo La Biblia y La Práctica Homosexual del Dr. Robert Gagnon, del que cito: “Génesis 1-3, Lev. 18:22; 20:13, y Romanos 1: 26-27 todos indican que las relaciones homosexuales fueron rechazadas porque violaron la complementariedad sexual anatómica y procreadora de hombres y mujeres en la creación —por definición, un ejemplo de orgullo, una suplantación del diseño de Dios en la creación de la sexualidad en favor del propio diseño”.

Aquéllos que apelan a Jesús misericordioso no encontrarán expresiones blandas en Su compromiso con la integridad de hombres y mujeres en la creación de la humanidad por parte del Padre y del Hijo: “La aceptación sin reservas de Jesús a la creación y su llamamiento audaz establece Su compromiso con uno y solo un modelo para el encuentro sexual…  en asuntos relacionados con la ética sexual, Jesús adoptó exigencias más estrictas, no más indulgentes que la mayoría de los demás judíos de Su tiempo …  Sus expectativas con respecto a la pureza sexual excedieron tanto la Torá como la tradición imperante en Su día” (Gagnon).

Entonces nos volvemos hacia Jesús: serenos, debemos preocuparnos por lo que le importa a Él.  Eso significa renunciar a nuestros propios intereses (Fil 1: 21) y reconfirmar nuestro compromiso con la humanidad que aspira a la integridad de género.  Cuando nos topamos con perversiones populares, yo les insto a que no se rían, sino que se lamenten por la orgullosa rebelión que lastima a las personas y profana al Único Santo.  Clama por el dulce cortejo de Su misericordia, que invita a cada Rippon y Weir a volverse a Él y así vencer a nuestro enemigo común (2T 2:26).

 

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*